Equipación para crossfit por muy poco dinero

Uno de los elementos principales a tener en cuenta a la hora de lograr el mayor rendimiento en el mundo del crossfit es la equipación. Es importante que a la hora de elegirla te sea cómoda, ya que tienes que tener total libertad de movimientos para realizar un buen entrenamiento. A pesar de que este tipo de ropa no suele ser barata, para conseguir una buena equipación para crossfit por poco dinero tendremos que .

Existen diversas marcas comerciales que han sacado líneas de equipamiento específico para practicar este deporte. Aunque no es necesario recurrir a ellas, simplemente optando por ropa adecuada, apta para llevar a cabo otras actividades deportivas, podemos seguir una sesión de Crossfit de la forma más saludable.

La ropa técnica es siempre la más adecuada para ejecutar cualquier tipo de deporte y lo mismo ocurre con el entrenamiento funcional. Es necesario vestir prendas muy cómodas que sean transpirables y nos ofrezcan una libertad de movimientos total. Además, deben ser adecuadas para evitar el sudor.

Por otro lado, tendrás que tener unos básicos para practicar este seporte. En primer lugar, una cuerda o comba de saltar, unas buenas rodilleras, uno de los accesorios que primero recomiendo si estás haciendo entrenamiento de fuerza. Calleras o guantes para proteger tus manos, y si eres de los que tomas post entrenamiento, no te olvides de tu shaker y tu fruta para recuperar energías. Por último, aunque todo el mundo lo sepa, todos los accesorios de baño para ducharte después del entrenamiento diario. Puedes conseguir todos los accesorios baratos aquí.

Para terminar, es de gran importancia el uso de una buena mochila para transportar tus cosas de un sitio a otro. Aunque poca gente lo sepa, hay mochilas especiales para crossfit, pero ese es otro tema que trataremos en un futuro. Para encontrar una buena mochila, la tienes a un precio muy bajo aquí.

7 alimentos imprescindibles en la dieta de un corredor

Si eres es un atleta de la élite o práctica ejercicio con asiduidad, debe saber que el cuerpo de un corredor tiene necesidades alimenticias especiales.

Los siguientes alimentos saludables no sólo contribuyen a la salud en general, sino también son un plus adicional para los requisitos relacionados con el funcionamiento, incluyendo el aumento de la energía, el mejor rendimiento y la recuperación acelerada. Siga leyendo para aprender cómo pueden ayudarle y cómo puede incorporarlos en su dieta.

Avena

Los beneficios de la avena son abundantes y están científicamente probados. Reduce el colesterol, elimina el estreñimiento, ayuda a controlar el azúcar en la sangre, reduce el riesgo de cáncer de colon y mejora la salud del corazón. Además, es una gran fuente de carbohidratos de alta calidad para rendir en sus entrenamientos. Incluso la harina de avena tiene propiedades beneficiosas para la piel.

Tenga en cuenta que los paquetes envasados ​​pueden ser altamente procesados ​​y altos en azúcar. Trate de hacer su avena en casa con el mínimo de azúcar o con edulcorantes naturales como la stevia o la miel.

Yogur

Este placer de textura cremosa contiene calcio para la salud de los huesos y proteínas para la recuperación muscular, así como otros nutrientes para el cuerpo. También tiene probióticos buenos para su intestino que alivian la incomodidad gastrointestinal y aumentan la inmunidad. El yogur griego tiene proteínas adicionales que son perfectas para un bocadito post-run, ya que ayudan a reponer y reconstruir los músculos fatigados.

El yogur aromatizado sabe muy bien por sí solo, pero es importante prestar atención a sus propiedades para evitar el exceso de azúcar añadido. También puede comprar yogur natural y endulzarlo en casa con alternativas más saludables. El yogur natural es también un gran sustituto de la crema agria.

Semillas de chia

Estas minúsculas semillas cargan con la nutrición del cuerpo. Contienen ácidos grasos omega-3, fósforo, fibra, calcio, proteínas y carbohidratos de calidad. En consecuencia, estas súper semillas pueden hacer maravillas para sus niveles de energía, ayudándole a poder con las cargas diarias, así como con su entrenamiento.

Pero, ¿cómo los comes exactamente? Un método popular es ponerlas en agua y beberlas. No obstante, son bastante insípido. Afortunadamente, hay maneras más sabrosas! Puede hacer chia pudding, añadirlas a los productos horneados, mezclarlos con avena, espolvorear en una ensalada, añadir a los batidos o revolver en el yogur.

Plátanos

Si alguna vez hubiera un alimento indispensable para los corredores, este sería el plátano, ya que tienen todo lo que un corredor necesita. Son una importante fuente de carbohidratos fácilmente digeribles para alimentarlo durante su carrera. Los plátanos también son ricos en potasio para la función muscular óptima y la prevención del calambre. Incluso contienen probióticos para una mayor absorción de nutrientes. Además, son baratos, portátiles y deliciosos!

¿No le gustan los plátanos? Trate de utilizarlos en batidos, rebanarlos en avena o cereales, o fabrique pan de plátano.

Aguacates

Debe saber que los aguacates proporcionan una buena dosis de grasas monoinsaturadas saludables. También están llenos de 20 vitaminas y minerales que son beneficiosos para la salud de la piel y los ojos, la función inmunológica, la prevención del cáncer y más. Incluso tienen más potasio que los plátanos, por lo que sirve para un aumento de electrolitos y la prevención de calambres.

¿Pero sabía que también pueden reducir el dolor muscular y articular? Los aguacates contienen potentes propiedades anti-inflamatorias lo suficientemente fuertes como para aliviar los síntomas de la artritis. Estos mismos efectos pueden ayudar a su cuerpo a recuperarse después de un duro entrenamiento.Lo puede utilizar en la elaboración de un sandwich, aplastarlo y crear guacamole, ponerlos en una ensalada, etc.

Café

Es una pena que la gente piense que el café es un mal hábito que deben quitarse, porque está cargado de antioxidantes. También se ha comprobado que tiene efectos protectores contra la diabetes, el Parkinson, el Alzheimer, las enfermedades del corazón, los accidentes cerebrovasculares, varios tipos de cáncer y mucho más.

Por supuesto, no debemos olvidar los efectos energéticos obvios. Para los corredores, una taza de café es el impulso perfecto previo al entrenamiento, ya que le permitirá entrenar más rápido y durante más tiempo. Además, el café ayuda a reducir el dolor muscular después del entrenamiento.

Son realmente las adiciones que le echamos las que son negativas, como el azúcar, las cremas y demás aditivos. Pero si no te gusta el café negro, no hay necesidad de renunciar! Sólo sé inteligente. Utilice stevia, azúcar de caña puro sin refinar o azúcar de coco. Elija entre una gran variedad de leches para reemplazar la crema.

Aceite de coco

Probablemente has oído hablar sobre  los beneficios del coco últimamente. Esta tendencia probablemente no va a desaparecer debido a unas buenas razones. Aunque ha habido controversia sobre la grasa de coco, se trata de un tipo diferente de saturados (ácidos grasos de cadena media) que son metabolizados de manera diferente por el cuerpo.

En realidad, puede ayudarle a quemar grasa de manera más eficiente y mejorar su metabolismo. El aceite de coco también ayuda a combatir la infección, aumenta la función cerebral, mejora los niveles de colesterol e incluso ayuda en los trastornos neurológicos. De particular interés para los corredores, es que tiene propiedades anti-inflamatorias y alivio del dolor.

Obviamente, probablemente no va a comer aceite de coco a cucharadas, pero se puede añadir a los productos horneados o utilizarlo como aceite de cocina. Mi forma favorita de consumir es agregar una cucharada en el café de la mañana.

Trate de aumentar su consumo de estos alimentos y verá cómo se siente. Es más fácil de lo que piensa. Comience con un poco de café con aceite de coco en la mañana, tenga avena con semillas de chia para el almuerzo, disfrute de un plátano antes de entrenar y recupere con un aguacate. ¡Voilà! ¡Has cubierto el día!

Ajusta la mochila a la posición de tu espalda

A la hora de elegir una mochila de montaña es muy importante tener en cuenta los diferentes tipos de ajustes con los que cuenta. Serán esto ajustes los que mantengan la mochila bien acoplada a nuestra espalda, hombros y cadera para poder llevar grandes cargas con comodidad.

Los ajustes más básicos, como el cinturón lumbar o las hombreras, los llevan de serie todas las mochilas de trekking y alpinismo actuales del mercado y son esenciales para mochilas de gran volumen con las que se pretenda hacer rutas largas o de varios días. El resto de ajustes, aunque no dejan de ser importantes, pueden estar presentes dependiendo del fabricante y el modelo de la mochila.

Cinturón lumbar

Sin lugar a dudas es la pieza fundamental de toda mochila ya que transmite el 80% del peso a las caderas y gracias a ello se libera a la espalda y los hombros de la mayor parte del peso. Al cargar el peso sobre las caderas, este se transmite directamente a nuestras piernas que están más preparadas que nuestras espalda para soportar mayores cargas.

Este cinturón se ajusta sobre nuestras caderas abrazándose a su parte más alta y rodeando completamente el contorno de la cintura.

La mayoría de las marcas fabrican mochilas especialmente diseñadas para mujeres cuyo cinturón lumbar se adapta a la forma específica de sus caderas, más cónica y ancha que las de los hombre.

También existen mochilas con sistemas capaces de adaptar el ángulo del cinturón lumbar a la forma de la cadera de la persona que lleva la mochila. Así se consigue ajustar totalmente la superficie de contacto con nuestro cuerpo, lo cual mejora el agarre a las caderas e impide que la mochila se nos resbale o ceda hacia abajo. Este sistema se suele encontrar en mochilas para mujeres aunque es válido para todos los tipos de mochilas y personas.

Hombreras

Como hemos visto, el 20% del peso de la mochila irá a parar a los hombros y espalda a través de las hombreras. Ajustarlas correctamente es fundamental para tener bien equilibrado el peso y repartida la carga por igual entre los dos hombros.

Las hombreras han de estar tensas y recorrer el pecho y hombros manteniendo el contacto con el cuerpo. Si no quedaran del todo tensas, la mochila no quedará totalmente fijada a la espalda lo cual puede desequilibrar el peso y acabar tirando un poco más del pecho.

Con unas hombreras más anchas se consigue tener más superficie de contacto con el cuerpo por lo que el peso se reparte más. Un acolchado en los hombros y un tejido suave pueden ayudar a que el contacto sea más cómodo.

Las asas de pecho deberían quedar a una una altura cómoda que permita la mejor movilidad posible. Como norma general, deberían acabar en la parte inferior del pecho.

Cintas de ajuste

Las cintas de pecho terminan de fijar las hombreras al cuerpo proporcionando mayor estabilidad durante el movimiento. Una vez ajustadas unen las dos hombreras sobre el pecho. En la mochilas de mujeres esta cinta suele quedar un poco más arriba para evitar molestias con el pecho.

De la parte superior de las hombreras nace una cinta de ajuste que se une con la parte más alta de la mochila que queda por encima de la altura de los hombros. Esta cinta sirve para acercar o alejar la carga a nuestro centro de gravedad según estemos subiendo o bajando por lo que se deben ir regulando según la marcha. Normalmente deberían formar un ángulo respecto a la horizontal de 45 grados.

Cintas de compresión

Las cintas de compresión están repartidas por el exterior de la mochila y su fin es comprimir la carga cuando la mochila no va completamente llena. Con esto conseguimos que la carga quede fijada y no se mueva además de acercarla a nuestra espalda para mantener nuestro eje y el centro de gravedad.

Respaldo o espalda

El respaldo transfiere el peso de la mochila al cinturón lumbar. Para ello lo más habitual es que tenga en su interior un bastidor, una pieza de material duro que ayuda a llevar el peso al cinturón. En algunos modelos este bastidor se puede sacar y moldear para adaptarlo a la forma de la espalda o incluso usarse como almohadilla.

También es importante que tenga un buen acolchado en la parte superior de la espalda que es la zona de mayor contacto con la mochila.

Hay mochilas que tienen una malla en el respaldo para tener menos superficie de contacto con la espalda y conseguir una mayor ventilación. Además, algunas de estas mochilas pueden variar la tensión de la malla para adaptarse mejor a las diferentes condiciones térmicas y deportivas. Al destensar la malla la mochila se separa del cuerpo lo cual aleja el centro de gravedad pero nos dará una mayor ventilación en la espalda.

Talla o longitud de la espalda

Todas la mochilas tienen talla. Elegir una talla adecuada es fundamental para que la longitud de la mochila se ajuste a la longitud de nuestra espalda.

Actualmente muchas de las mochilas que se fabrican permiten ajustar la longitud de su respaldo para adaptarse a la persona que la lleva. No obstante, la mayoría de las mochilas tienen una longitud fija y cada fabricante tiene su propio sistema de tallaje así que no existe un sistema único para tallar las mochilas.

Para conocer la longitud de nuestro torso hay que medir la distancia entre la 7ª vértebra cervical que está en la base del cuello y la cresta iliaca en la parte superior donde acaba el hueso de la cadera. Esta distancia es la longitud de la espalda de la mochila que necesitamos.

Aunque cada persona tiene sus propias medidas y se recomienda siempre conocerlas, se puede tomar como referencia la siguiente tabla para tener una idea aproximada de la longitud de nuestro torso partiendo de nuestra altura.

Hombre           Altura  Longitud del torso
160-175 cm  /  45-52 cm
170-185 cm  /  50-57 cm
180-200 cm  /  55-62 cm

Mujer              Altura  /  Longitud del torso
155-170 cm  /  40-47 cm
165-180 cm  /  45-52 cm

A partir de aquí hay que buscar el tallaje propio de cada fabricante para buscar la mochila que más se ajuste a nuestra torso. Puedes tomar la siguiente guía como una referencia general y aproximada de las tallas de las mochilas aunque siempre hay que acudir al tallaje propio de cada marca para saber cuál es la talla más apropiada.

Extra S, muy pequeña:   menos de 39 cm
S, pequeña:   de 40 a 45 cm
M, media:   de 46 a 50 cm
L, grande:   a partir de 51 cm